Doña Socorro, su mamá e hija. Familia Purépecha, amable y limpia que junto con otras, que han permanecido en su comunidad para recibir al turismo, apenas sobreviven en Paricutín.