Ganador del gallo (O gallina) enterrada hasta el cuello. Tradición que data de siglos, y que debe verse como eso: una tradición que sobrevive en algunos pueblos.