Los cohetes nunca faltan en las ceremonias religiosas o patrias de México. Son parte de las tradiciones, y deben ser respetadas.